RECETA: TRUFAS DE CHOCOLATE BLANCO, LIMÓN Y COCO

Estas pasadas Pascuas estuve mucho tiempo en la cocina... es algo que me gusta, me relaja y por suerte, la mayoría de las veces me permite descubrir recetas nuevas, que se convierten en favoritas!
Este es el caso de estas trufas de chocolate blanco, limón y coco que os quiero enseñar hoy.
Estuve buscando mil recetas para hacer trufas con chocolate blanco... una de ellas llevaba mango, y probé a hacerla, pero el resultado no fué el esperado. Seguramente puse mucho puré de mango, y el líquido no permitió que el chocolate se endureciera.

Por suerte, ese mismo día, y casi de casualidad, probé a hacer otras trufas, para usar el resto del chocolate.
Mirando en varios blogs de cocina, encontré esta receta, y me gustó porque llevaba fruta de verdad, y no esencia.
Me habían sobrado muchos limones de la fiesta Lemonade Party, así que cambié las naranjas por limones, y el resultado son estas trufas riquísimas y muy fáciles de hacer!
Hice algún cambio en la receta original, ya que no tenía la paciencia de esperar de un día a otro para que la nata adquiriera el sabor a limón.
Abajo, en la receta, os explico mi alternativa para la gente poco paciente :)
La combinación del chocolate blanco y el limón resulta en una trufa nada empalagosa, y que peligrosamente te puedes comer un millón!
Como alternativa podéis pasarlas por azúcar glass, pero a mí me apetecía añadir otro sabor, y el coco le iba muy bien.
Os animo a probar esta receta, os encantará y son ideales para un regalito handmade.







TRUFAS DE CHOCOLATE BLANCO Y LIMÓN (receta original de LA NARANJA DE VALENCIA

Ingredientes:
240 gr. de chocolate blanco
75 gr. de mantequilla
45 ml. de nata para montar
Ralladura de limón (Con la de medio limón vale).
1 c.c. de zumo de limón
coco rallado para rebozarlas (o como alternativa azúcar glass) 

1- Si tenéis paciencia, el día anterior a hacer las trufas, ponéis la ralladura de 1 limón en un bol junto con la nata para montar. Lo tapáis con un film de plástico y lo dejáis en la nevera toda la noche.
Al día siguiente, antes de empezar a hacer las trufas, tenéis que colar la nata, y así quitáis la ralladura. 

Si sois como yo, y queréis las trufas YA, entonces este paso no lo tenéis que hacer.
Simplemente ponéis la nata en un cazo, y le añadís la ralladura del limón, lo lleváis a un fuego bajo y removéis. De esta manera, la nata se infusiona con el aroma del limón. Si queréis lo podéis colar antes de añadir el resto de ingredientes. En mi caso, no me molestaba encontrarme la ralladura de limón, por lo que la dejé. Luego ni se nota.

A continuación, añadimos el chocolate y la mantequilla, y dejamos que se derritan. 
Podríamos hacerlo al microondas, en intervalos de 30 segundos y removiendo, pero yo soy más de fogones.
Por último echamos un poco de sal (esto resaltará el sabor) y el zumo natural, y mezclamos todo bien.

Dejamos enfriar la mezcla, y la tapamos con film de plástico y lo llevamos a la nevera unas 2 horas o hasta que esté un poco duro pero se pueda trabajar.

Pasado este tiempo, formamos bolitas de unos 2cm de diámetro, nos podemos ayudar de una cuchara pequeña y le damos forma con la mano.
Las pasamos por el coco rallado (o azúcar glass) y podemos presentarlas en unas cápsulas para trufas (sobre todo si las vamos a dar como regalo) o directamente en una bombonera.
Yo os recomiendo que las guardéis en la nevera, para que estén duritas. 
Estas trufas aguantan bien 1 semana, y congeladas pueden estar hasta 1 mes.

Os aseguro que una vez las probéis, no vais a dejar ni una!

1 comentario:

Macamen Gonzalezllanos dijo...

Qué ricas !!! Y parecen facilitas estas las hago pronto Mmmmm...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...