RECETA: GOFRES BELGAS

Hace tiempo que buscaba una receta de gofres. A mi marido le encantan, y de pequeña siempre los preparaban unos amigos de mis padres. 
Así que para San Valentín, decidí encargar una gofrera con forma de corazones de Amazon, y en 2 días llegó, justo a tiempo para ese día. 
La receta la saqué del blog Catalina's Cakes, y como bien os explica su autora, la clave para unos riquísimos gofres belgas, es el azúcar perlado. Me costó un montón encontrarlo, pero al final en Carrefour lo tienen, así que cuando voy, compro 2 o 3 tarros, para la próxima vez que quiero hacerlos.
Os dejo con algunas fotos del paso a paso. Creo que es importante ver las distintas texturas, ya que al principio no estaba muy segura de cómo debía de ser esta masa.

La masa llega a doblar su tamaño, pero se me olvidó hacer esa foto. Esta es una fase intermedia. 

- 250 gr. de harina de fuerza 
- 90 ml. de leche entera a temperatura ambiente
- 25 gr. de levadura fresca (no sirve levadura normal)
- 1 huevo y medio o dos si son pequeños (esta vez, usé un huevo XL)
- Un pellizco de sal
- 1 cda azúcar de Vainilla natural (azúcar avainillado no)
- 125 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
- 150 gr. de azúcar perlado 

INSTRUCCIONES:
Lo primero que hay que hacer es disolver la levadura en la leche. Yo pongo la leche unos segundos en el microondas, para que se caliente apenas un poco, y pongo la levadura en trocitos removiendo con una cucharita. 

En un bol, ponemos la harina, sal y azúcar, hacemos un hueco en el centro y echamos la leche con la levadura ya disuelta y el huevo. 

Yo, en esta parte de la receta, remuevo con una cuchara de madera, porque la masa queda muy pegajosa. Intento darle forma de bola, y la dejo tapada con film de plástico y un paño de cocina seco, para que haga efecto la levadura.
Mínimo tiene que reposar unos 30 minutos, y si no tenéis prisa, una hora es lo ideal.

** Un pequeño truco, muchas veces, cuando voy a trabajar con masas que necesitan crecer, enciendo el horno a una temperatura no muy alta, y lo dejo encendido unos minutos, mientras mezclo los ingredientes. Luego lo apago, y coloco el bol dentro del horno, siempre con la puerta abierta... y de esa manera la masa crece muchísimo más en poco tiempo.

Cuando la masa ha doblado su tamaño (la foto que he puesto no es el resultado final, es una que hice a medias del proceso, y se me pasó hacer la final), la amasamos ligeramente para quitar el gas. (Se deshinchará un poco, pero esto es normal).

Es el momento de añadir la mantequilla, nuevamente, yo uso una cuchara de madera para incorporarla, pero al final, acabo trabajando la masa con las manos, porque es la mejor manera de que se incorpore bien.
Y por último, añadimos el azúcar perlado, intentando que se distribuya por toda la masa.

Este, de la marca Azucarera, es un poco grande... me gustaría probar el de Funcakes, creo que es más fácil de repartir.

Ponemos en marcha la gofrera, y dejamos que se caliente bien. Antes de colocar la masa, pintamos con mantequilla (o si tenemos spray desmoldante, mejor). De todas formas, dado que la masa tiene mucha mantequilla, no creo que se pegue facilmente.
Colocamos una bola en el centro (no hace falta colocar correctamente la masa, la gofrera, al hacer presión, se encarga de repartir la masa por toda la superficie) o dos bolas, si tenemos gofrera cuadrada tradicional, y bajamos la tapa.
Esperamos unos 6-8 minutos, hasta que tengan el punto de color que nos guste.

Para servirlo, podemos acompañarlos de un sinfin de cosas, nata montada, helado vainilla, fresas, plátano, salsa chocolate... etc
Espero que os gusten y ya me contaréis si los hacéis!! 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...